Fuente de salud

El aceite de oliva virgen extra (AOVE)es uno de los grandes tesoros de la gastronomía no sólo por sus sabor sino también por las beneficiosas cualidades que posee para nuestra salud. Por todo esto es la base fundamental de la dieta mediterránea y debería convertirse también en la de nuestra dieta diaria. La ingesta diaria recomendada es de 2 a 6 cucharadas soperas al día.

¿por qué no puede faltar el
AOVE en nuestra dieta?

1. Ayuda al corazón

El aceite de oliva virgen extra contiene un alto nivel de grasas monoinsaturadas y ácido oleico  que los estudios sugieren que puede estar relacionado con una reducción en el riesgo de enfermedad cardiaca coronaria. Su consumo habitual reduce el riesgo de endurecimiento de las arterias y de otras enfermedades cardiacas, gracias a su alto contenido en polifenoles. 

2. Regula el colesterol

Compuesto de grasa monoinsaturada, el aceite de oliva tiene un alto contenido de grasa saludable y de esta manera mantiene un equilibrio sano en el colesterol corporal. Es decir, la cantidad de colesterol bueno y malo que tenemos en el cuerpo puede ser controlado por el aceite de oliva. Sus antioxidantes mejoran la regulación y reducen los niveles del colesterol malo. Asimismo, el aceite de oliva  virgen extra también aumentará las cantidades de colesterol bueno.

3. Previene el cáncer

El AOVE contiene antioxidantes fenólicos, terpenoides y escualeno, que son compuestos que contribuyen en la prevención y tratamiento del cáncer, pues el ácido oleico que contiene cambia la composición de la membrana de las células y contribuye a la regulación de los genes relacionados con esta enfermedad.

4. Combate la diabetes

Varios estudios han demostrado que tiene efectos beneficiosos sobre el metabolismo de la glucosa y de las grasas en pacientes con diabetes tipo II. Esto se debe a que el aceite tiene grasas monoinsaturadas que mejoran el control del azúcar en la sangre y la sensibilidad a la insulina.

5. Previene el Alzheimer

El AOVE protege el deterioro cognitivo que viene con el envejecimiento debido a que un componente del aceite, el oleocanthal, tiene el potencial de reducir el riesgo de la enfermedad de Alzheimer o demencias neurodegenerativas.

6. Es antiinflamatorio

El AOVE contiene un componente químico natural con propiedades antiinflamatorias similares a las de algunos fármacos como el ibuprofeno. Su ácido oleico sus numerosos agentes antioxidantes actúan como un antiinflamatorio natural que puede ser consumido en grandes cantidades.

7. Reduce la hipertensión

Su consumo estimula la producción de vasodilatadores y mejora la fluidez de la sangre, y la circulación, lo que disminuye los riesgos de hipertensión. Las investigaciones indican que es esencial en la reducción de presión arterial diastólica y sistólica. Debido a sus polifenoles y al ácido oleico, el aceite de oliva es conocido por bajar la presión arterial y reducir así el riesgo de hipertensión.

8. Favorece la absorción de calcio

El AOVE ayuda a la mineralización y calcificación de los huesos, ya que contiene vitamina D. Esta facilita a la absorción del calcio en el organismo, trayendo como consecuencia el fortalecimiento de estos, ayudando a la prevención de enfermedades como la osteoporosis. Varios estudios han demostrado que una dieta rica en AOVE está relacionada con un aumento significativo en la concentración total de osteocalcina además de otros marcadores de formación ósea.

9. Evita la depresión

Varias investigaciones descubrieron que un mayor consumo de AOVE y las grasas poliinsaturadas que se encuentran en los aceites de pescado y vegetales grasos se asoció con un menor riesgo de depresión. Mientras que el consumo de grasas hidrogenadas que se encuentran principalmente en alimentos procesados tenían un riesgo mayor de sufrir depresión. Además de ayudar a combatir la depresión el aceite de oliva virgen extra también ayuda al funcionamiento congnitivo y reduce el riesgo de demencia.

10. Evita problemas gastrointestinales

El aceite de oliva virgen extra forma una película alrededor del estómago y el duodeno previniendo la formación de úlceras. Son muchos los médicos que recomiendan consumir AOVE por su contenido en vitaminas liposolubles E y A, y por ser su vehículo de transporte dentro de nuestros organismo.

11. Un aliado para el control de peso

Aunque el AOVE es conocido por su contenido en grasa, es importante resaltar que estas son grasas saludables. Los últimos estudios sobre los efectos de un dieta rica en aceite de oliva virgen extra a largo plazo sobre el síndrome metabólico han comprobado la eficacia de esta para disminuir la obesidad abdominal y los niveles de glucosa en sangre, dos indicadores de la presencia de síndrome metabólico que sufre el 25% de los adultos españoles.

12. El mejor cosmético

El AOVE es rico en propiedades nutritivas, antioxidantes y vitaminas K y E que contribuyen a mantener la hidratación de la piel y su conservación previniendo su envejecimiento prematuro. Por eso, y por su capacidad para mantener la elasticidad natural de nuestra piel, es un ingrediente fundamental en la industria cosmética y farmacéutica. Además el aceite de oliva posee una gran capacidad para reparar tejidos dañados de la piel y es utilizado en marcas o cicatrices aportando vitaminas a la dermis para favorecer su recuperación.